Press "Enter" to skip to content

El proyecto «La Casa de Paolo»

Rita Borsellino corta el listón (Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

por Patricia Ferreira y Guido di Gennaro

La inauguración

Con la presencia de los alcaldes de Palermo y de Messina, el 17 de julio de 2015 se inauguró en Palermo la «Casa de Paolo», con la actuación de numerosos artistas que, con su música, su teatro y sus poesías, quisieron honrar la memoria del juez Paolo Borsellino. Una hora y media de alegría y fuertes emociones.

Stella y Salvatore Borsellino (Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando Salvatore Borsellino recitó junto con su hija Stella «La baronesa de Carini», una trágica leyenda del folklore siciliano del siglo XVI que llegó hasta nosotros gracias a la transmisión oral de generación en generación por parte de los llamados «cantahistorias». La historia cuenta el asesinato de una joven baronesa perpetrado por su padre tras descubrir que la hija, a la que había obligado a casarse con el Barón de Carini, tiene un amante, Ludovico Vernagallo. Como explicó Salvatore en la introducción, para él el gesto de un padre que mata a su hija es como el de la ciudad de Palermo que mató a uno de sus «hijos» más valerosos y distinguidos: el juez Paolo Borsellino.

Quiero que Paolo vuelva a vivir en «la Kalsa»

Roberta Gatani (sobrina de Paolo), Rita (hermana) y Salvatore (hermano) (Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

Paolo Borsellino nació y vivió hasta los 17 años de edad en el barrio «la Kalsa» de Palermo, donde sus padres tenían una farmacia que más tarde vendieron.

(Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

En 2015 Salvatore Borsellino, el hermano menor de Paolo, decidió que Paolo tenía que «volver a la calle Vetriera donde nació» y por eso, con un gran esfuerzo, volvió a comprar el local de la ex farmacia (que se había transformado en el taller de un herrero) y el local contiguo (donde en aquel tiempo había un estanco y que ahora estaba completamente abandonado). En dichos locales quiso crear «La Casa de Paolo», un lugar para honrar la memoria de su hermano de manera activa, ofreciendo a los jóvenes del barrio «una alternativa a la espiral de pobreza, marginación, delincuencia y criminalidad organizada».

El público durante la inauguración (Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

Allí Salvatore, ingeniero informático, organizará cursos de informática para enseñarles a usar la computadora como instrumento de trabajo, para que puedan a su vez satisfacer las necesidades en materia de tecnología de la información de los comerciantes del barrio.

El siguiente video contiene la entrevista a Salvatore Borsellino, con subtítulos en español, realizada unas horas antes de la inauguración.

 

Salvatore Borsellino y La Casa de Paolo
video por Guido y Patricia di Gennaro en Vimeo.

 

El aspecto económico

(Haz clic en la imagen para verla en tamaño grande)

Los fondos necesarios para la realización del proyecto fueron provistos en parte por Salvatore mismo y en parte mediante una colecta organizada a través de Internet por la amiga y poeta Lina La Mattina. Como Salvatore declaró, hizo todo sin tener que pedirle nada a las instituciones públicas. Porque él, de las instituciones, quiere recibir solamente verdad y justicia.

 

El curso para tutores voluntarios

Pasó un poco más de un año después de la inauguración: el tiempo necesario para terminar de instalar la red wifi, las computadoras, el proyector y la pantalla de pared y de amueblar el dormitorio y la cocina para quienes, acudiendo desde otras ciudades, necesiten alojarse en la Casa de Paolo. A principios de setiembre de 2016 empezó el primer curso impartido por el Ingeniero Francesco Passantino para 20 tutores voluntarios, que se comprometieron a transmitir luego los conocimientos adquiridos a los alumnos del barrio la Kalsa que quieran tomar clases de informática.

Comments are closed.