Press "Enter" to skip to content

Posts published in “Artículos en español”

Por Patricia Ferreira y Guido di Gennaro

Negociación entre el Estado italiano y la mafia, Salvatore Borsellino: «Estoy contento, pero falta la política»

Salvatore Borsellino

por Lorenzo Lamperti

Viernes 20 de abril de 2018 – 16:48:00

ENTREVISTA / Salvatore Borsellino, hermano del juez asesinado en la calle Via D’Amelio en julio de 1992, comenta la sentencia sobre la negociación entre el Estado italiano y la mafia

«No se imaginan qué contento que estoy, pero esto es solo el principio». Salvatore Borsellino, hermano del juez asesinado en julio de 1992 en la calle Via D’Amelio (Palermo, NdT), comenta en una entrevista a Affaritaliani.it la sentencia del proceso de Palermo sobre la negociación entre el Estado italiano y la mafia.

Salvador Borsellino ¿está satisfecho con la sentencia?

Estaba justamente escribiéndole un mensaje a Nino Di Matteo para agradecerle todo lo que ha hecho y todo lo que han tenido que soportar su familia y él para desarrollar este proceso. Me parece mentira que por fin se haya afirmado que esta negociación existió. Se afirmaron todas las cosas por las que lucho desde hace años. El único defecto es la absolución de Mancino, pero frente a todo el resto… no logro describir mi estado de ánimo. En este momento, tengo solamente la esperanza de morir antes de la apelación. Así por lo menos si en segunda instancia cambiaran las cosas, me iré de este mundo con esta sentencia, que devuelve un poco de verdad sobre la negociación y sobre mi hermano. Se trata de un logro muy importante para mi vida. Me pasé la vida luchando por esto y por fin una sentencia de la magistratura me dio la razón y afirma lo que hasta hoy había sido negado, ridiculizado, vilipendiado. Me siento realmente feliz.

Durante todos estos años, el proceso de Palermo fue objeto de críticas y despertó escepticismo.

Vamos a ver quién va a seguir hablando de «supuesta» negociación. Vamos a ver qué dirán las personas que siempre negaron la existencia de la negociación o que inclusive la justificaron. Mi miedo más grande no era que los acusados fueran absueltos, sino que se estableciera que negociar con la mafia no constituye delito. Habría sido un horrible insulto a la memoria de mi hermano Paolo Borsellino y a todas las personas que hicieron de la lucha contra la mafia su razón de vida. Hubo todo tipo de obstáculos, incluso a los más altos niveles institucionales. Yo espero que algún día Napolitano explique qué quería decir su asesor cuando hablaba de «indecibles acuerdos»**, que según lo que establece esta sentencia son un delito.

¿Cuáles son los elementos fundamentales de esta sentencia?

Esta sentencia establece que no se puede, por ningún motivo, negociar con la mafia. Una negociación que quisieron realizar eliminando un obstáculo como Paolo Borsellino y haciendo desaparecer la agenda roja a dos pasos del cadáver de mi hermano. Si él no hubiera muerto, esta negociación no se habría llevado a cabo.

Han sido condenados capos mafiosos y carabineros. Sin embargo, con la excepción de Dell’Utri, los políticos no.

Como siempre, la política no fue tocada. Fue condenado Dell’Utri, pero creo que faltaban otros políticos en el banquillo de los acusados de este proceso. Se trata de una justicia parcial, pero esta sentencia constituye de todas maneras un hito.

¿Esta sentencia la considera como el final de una historia o como un comienzo?

Habrá otras instancias y el camino es muy largo aún, pero esta sentencia representa sin duda un punto de inflexión que indica un camino. Un camino largo y lleno de obstáculos pero que al fin se empieza a recorrer.

En estos días hubo importantes arrestos de hombres cercanos a Matteo Messina Denaro. ¿Es verdad que el círculo se está cerrando?

Es verdad que este círculo se está cerrando, pero lamentablemente tenemos que acordarnos de que Messina Denaro tiene en mano la caja fuerte de Riina, que le permitieron tomar del refugio del capo mafioso después de su arresto. Por eso Messina Denaro todavía puede chantajear a numerosos exponentes de las partes desviadas del Estado. A los prófugos no los capturan mientras que logran chantajear a alguien. Hay alguien que no quiere que sean capturados. Sucedió así con Riina y Provenzano y lamentablemente sucede así también con Messina Denaro. Será capturado el día en que ya no sirva. Así como Riina fue capturado cuando ya no servía y la negociación había pasado a manos de Provenzano.

¿Vería bien a Di Matteo como ministro de un hipotético gobierno encabezado por el Movimiento Cinco Estrellas?

Yo me quedo siempre más contento cuando los magistrados no dejan de trabajar como magistrados. Di Matteo es un excelente magistrado, así como Ingroia también era un excelente magistrado. Lamentablemente con el ejemplo de Ingroia vimos lo que puede pasar cuando un magistrado abandona la toga. Yo espero que Di Matteo siga honrando la toga que lleva puesta como lo ha hecho hasta ahora.

@LorenzoLamperti

Fuente: affaritaliani.it

Traducción del italiano: Patricia Ferreira

**NdT: Se refiere a la carta que le escribió Loris D’Ambrosio a Giorgio Napolitano, presidente de la República, el 18 de junio de 2012. D’Ambrosio era asesor jurídico de Napolitano y entre finales de 2011 y principios de 2012 recibió algunas llamadas del ministro del Interior Nicola Mancino, que en el mes de junio fueron publicadas en la prensa.  Como muy bien explica Íñigo Domínguez en su libro “Crónicas de la mafia” (Libros del K.O., 2015):

Fue el 18 de junio de 2012 y en pleno estrés mediático el fiel asesor mostraba al jefe de Estado su temor «a ser considerado solo un ingenuo y útil escriba de cosas útiles para hacer de escudo a indecibles acuerdos» que habrían tenido lugar entre 1989 y 1993, época en la que D’Ambrosio trabajaba precisamente en el Ministerio de Justicia donde se fraguaron las concesiones del «41 bis».

 

Enlace al artículo en italiano

Artículos relacionados:

20 de abril de 2018 – lectura de la sentencia del proceso sobre la negociación entre el Estado italiano y la mafia

Nino Di Matteo se despide de las fiscalías de Caltanissetta y Palermo durante el proceso sobre la negociación entre el Estado italiano y la mafia

Berlusconi subvencionó a la mafia durante años