Press "Enter" to skip to content

Posts published in “Artículos en español”

Por Patricia Ferreira y Guido di Gennaro

El fiscal antimafia Di Matteo: «La mafia entabla relaciones con los candidatos electos. ¿La investigación de Fanpage? Es útil para nuestro país»

El periodista Sandro Ruotolo ha entrevistado para Fanpage.it al fiscal Nino Di Matteo del proceso que se está celebrando en Palermo sobre la negociación entre el Estado italiano y la mafia, quien desde hace muchos años vive blindado, con el más alto nivel de protección. En relación con las recientes elecciones, el magistrado hace una advertencia: «El momento del voto es un momento importante para entablar relaciones con quienes podrán ser electos. La experiencia, lamentablemente, nos lleva a pensar y creer que lo que ha ocurrido siempre, haya podido suceder ahora también.»

Di Matteo ha pronunciado palabras de elogio para la investigación Bloody Money de Fanpage.it: «He visto la investigación y me ha gustado mucho, porque, en el momento en que el periodismo de investigación documenta hechos, documenta situaciones tan preocupantes, creo que se trata de una página de un tipo de periodismo que sería realmente muy útil para la opinión pública y para el país». Y sobre los peligros de una temporada de sangre para la mafia: «Yo creo que todavía existe un núcleo duro constituido por hombres de honor, muchos de los cuales están presos, que no descarta la posibilidad de volver a realizar atentados.»

 

Las mafias, y en particular la Cosa Nostra siciliana, han tenido siempre en su ADN la búsqueda exasperada del contacto con el poder, y con el poder político, y por tanto está claro que el momento del voto es un momento importante, el momento de la campaña electoral, para entablar relaciones con quienes podrán ser electos. Creo que la experiencia, lamentablemente, nos lleva a pensar y creer que lo que ha ocurrido siempre, haya podido suceder ahora también.

¿Pero por qué los temas de la mafia y de la corrupción, salvo pocas excepciones, han sido completamente eliminados durante la campaña electoral?
Tanto el presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia como el Ministro de Interior han notado la desoladora ausencia del tema mafia, del tema antimafia, del tema legalidad, del tema corrupción, en el panorama de la campaña electoral. Creo que es algo muy preocupante.

Sobre todo, porque la mafia y la corrupción hoy en día son más fuertes que nunca.
El informe de la Comisión Parlamentaria Antimafia también constituye una denuncia justa, y documentada, de la gravedad del fenómeno en este momento. Aún más ensordecedor es el silencio de la política, durante la campaña electoral, sobre estos temas. Sin una lucha seria contra la mafia y la corrupción, corremos el riesgo de vivir en una democracia aparente, y corremos el riesgo de aceptar para siempre que la Constitución no se aplique.

El asesinato del periodista Jan Kuciak, que estaba investigando sobre la ‘ndrangheta, en Eslovaquia, es una señal terrible.
La subestimación por parte de Europa del tema de la mafia, del peligro de la mafia, del peligro que el blanqueo de dinero mafioso esté condicionando sectores importantes de la economía europea…

Y también de la política europea…
También de la política europea, es un tema antiguo. Y muchas veces también me he preguntado cuán importante es el hecho de que otros países, que abordan con mayor sensibilidad el problema de la lucha contra la mafia, consideren los instrumentos normativos italianos como un ejemplo para seguir: las escuchas, la legislación sobre los colaboradores de la justicia, sobre el secuestro de bienes. Aquí en cambio, paradójicamente, se discute sobre esos mismos instrumentos para reformarlos, atenuando así su eficacia.

Le recuerdo también el caso de una periodista que murió por la explosión de su automóvil, causada por una bomba, en Malta, en el mes de octubre.
Ese episodio criminal del asesinato de la periodista en Malta es realmente estremecedor. Sobre todo, recuerda la búsqueda del efecto intimidatorio, ya que la periodista habría podido ser asesinada simplemente con un tiro de pistola.

En cambio, la bomba, el coche bomba…
Se ha organizado un coche bomba, casi como queriendo transmitir a todos los periodistas, a toda la opinión pública, a todas aquellas personas que son sensibles al tema de la información sobre la cuestión mafiosa, un mensaje de intimidación y violencia.

La investigación periodística de Fanpage sobre el tráfico de residuos ha planteado, digamos, una cuestión fundamental, o sea, el uso del agente provocador en las investigaciones sobre corrupción realizadas por la magistratura. ¿Cuál es su opinión al respecto?
He visto la investigación y me ha gustado mucho, porque en el momento en que el periodismo de investigación documenta hechos, documenta situaciones tan preocupantes, creo que se trata de una página de un tipo de periodismo que sería realmente muy útil para la opinión pública y para el país en general. Desde un punto de vista jurídico, yo he sostenido más de una vez, incluso durante debates públicos, la necesidad de extender a los delitos por corrupción el uso de la legislación sobre las operaciones encubiertas, ya previstas para los delitos por drogas, tráfico de armas y pornografía infantil. La corrupción es un fenómeno criminal que normalmente se caracteriza por el hecho de que se desarrolla y se perfecciona sin testigos, y se caracteriza además por el hecho de que nadie, ni el corrupto ni el corruptor, tiene interés en hablar. Si queremos identificar y reprimir con eficacia el fenómeno, debemos pensar seriamente en la posibilidad de extender el uso del agente encubierto a las investigaciones sobre los delitos por corrupción, con una sola puntualización: creo que todo debe realizarse bajo el control, y con la garantía del control, del Ministerio Fiscal.

¿Para usted no es escandaloso el hecho de que Fanpage haya «utilizado» a una persona conocedora de ese ambiente? La obligación del periodista es encontrar la noticia.
Expreso mi opinión, primero que nada, como ciudadano: no solo no es escandaloso, sino que para mí es meritorio. Expreso mi opinión como magistrado y digo que, para mí, considerando el estado actual de la legislación, el estado actual de la jurisprudencia, ese material puede ser utilizado en un proceso.

He hablado recientemente con un camorrista que transcurrió veinticuatro años en cárcel, ocho de los cuales bajo el régimen carcelario del artículo 41 bis, conocido como «cárcel dura», que describió como un lugar de tortura.
Por supuesto, si en el pasado se produjeron abusos, esos abusos deben ser castigados, pero el artículo 41 bis no debe ser reformado. Al contrario, me permito decir que en este momento hemos observado, en mi opinión, peligrosas señales de disminución de la severidad del régimen carcelario del artículo 41 bis, mediante unas circulares emitidas por el D.A.P. (Departamento de Administración Penitenciaria, ndr) que se prestan a posibles interpretaciones laxas, junto con algunas disposiciones, que obviamente deben ser respetadas, emitidas por los magistrados de los tribunales de vigilancia, que corren el riesgo de abrir clamorosas grietas en el régimen carcelario del artículo 41 bis. Cuando oigo que a mafiosos autores de atentados, que ya han sido condenados por varios delitos de ese tipo, se les permite tener conversaciones con otros mafiosos autores de atentados, quizás de su misma familia, condenados por delitos similares, o cuando oigo que demasiado a menudo, como ha sucedido también en las últimas semanas, un jefe mafioso o un jefe de la ‘ndrangheta vuelve a su casa para visitar a la madre enferma, me preocupo también por lo que puede ser una señal para los demás, para quienes están fuera. Casi como si se pudiera interpretar ese regreso a casa del autor de un atentado, en situaciones que en realidad no son de excepcional emergencia, como una reafirmación de su poder. Muchos mafiosos de cierto calibre, incluso condenados por los atentados de los años 1992 y 1993, todavía siguen esperando una derogación, una disminución de la severidad, un vaciado del régimen carcelario del artículo 41 bis. Evidentemente consideran esencial que el instituto, así como ha sido concebido y aplicado hasta ahora, sea al menos vaciado, si no derogado, para poder seguir dictando sus órdenes, que a menudo son órdenes de muerte.

Tras la muerte de Salvatore Riina, ¿la Cosa Nostra sigue siendo peligrosa?
Yo creo que todavía existe un núcleo duro constituido por hombres de honor (muchos de los cuales están presos, pero aún no han perdido la esperanza de poder influir sobre las decisiones tomadas incluso por quienes están fuera) que no descarta la posibilidad de volver a realizar atentados. Si se encontraran frente a un Estado aún más determinado, como yo lo deseo, en la lucha contra la mafia, en la lucha por la recuperación de los patrimonios mafiosos, yo creo que muchos mafiosos, muchos miembros de la Cosa Nostra, no desdeñarían la idea y la hipótesis de volver a una fase de ataque frontal al Estado.

Un Estado que quiera la verdad no puede esconder el polvo bajo la alfombra.

 

Fuente: Fanpage.it

Traducción del italiano: Patricia Ferreira

Enlace al artículo en italiano.